lunes, 23 de agosto de 2010

Verdades como puños.

Verdad número 1
Soy complicada. Muy complicada. Ni siquiera me entiendo yo, muchas veces tengo sensaciones y sentimientos totalmente opuestos sobre el mismo tema. Y me vienen mil y una imágenes y respuestas a la vez, que no me dejan actuar, ni ser yo misma. Es como un caos constante que no acabo de entender, pero que a la vez me hace única. Soy así, no puedo hacer otra cosa.

Verdad número 2
Me dan miedo muchísimas cosas. Entre ellas tengo miedo a ser yo misma, a mostrarme tal cual soy y a ser capaz de conocerme a fondo y salir del cascarón. Me da miedo ser sincera con la gente a la que quiero, quizá les decepcione, quizá no me quieran más... Tengo miedo a ser mediocre. Miedo a no ser suficiente. Miedo a no conseguir mis sueños. Miedo a perder todo aquello que me importa por no ser capaz de cuidarlo y conservarlo.

Verdad número 3
Lo de mi padre sirve para canalizar mi rabia y mi frustración, y me río de ello con facilidad, pero me partió en dos. Estoy totalmente destruida. Nadie sabe cómo duele dentro, cómo me cuesta el respirar en muchos momentos de mi vida... no creo que pueda superar nunca realmente el hecho de tener un padre como el mío. Es muy duro.

Verdad número 4
Tengo aprensión a enamorarme. Una sola vez en mi vida he sentido algo realmente fuerte por una persona, que aunque me ha dado mucho y me ha enseñado muchísimas cosas sobre la vida, me hizo trizas el corazón. Desde entonces tengo pánico a querer a alguien de verdad, miedo a ser débil de nuevo y volver a caer, volver a sentir cómo despedazan mi corazón delante de mis ojos, sin poder hacer nada, excepto llorar hasta perder todas mis lágrimas. Tengo miedo a jugarme por un chico que no sepa que existo o que me tire como a un papel.

Verdad número 5
Constantemente tengo ganas de desaparecer y cambiar de vida y de mundo. Siento que no me quieren, que no me aceptan, que no les importo, que no me entienden... nada de lo que haga sirve para nada, no se dan cuenta de nada, no puedo más. Hay que decirles las cosas y siempre me siento menos, inferior, poco valorada... y no es justo. Nadie me valora como merecería. No se dan cuenta de mis sentimientos o mis necesidades.

Pero también...
Verdad número 6
Tengo una madre que es un auténtico tesoro. Es increíble. Siempre lo fue. Me quiere como nadie me quiso ni me querrá y se la juega siempre por mí. Me educó, me cuidó y me forjó como persona. Siempre está ahí y siempre lo estará. Confía en mí y yo confío en ella. Es una mujer de bandera y siempre ha hecho todo lo que ha podido por ella, y se sacrificó muchísimo por mí, para que yo no sufriera... ha tenido bastantes baches en su vida, y sigue aquí, como siempre, para adelante. Nada podrá con ella, ni conmigo. Se merece lo mejor, y por ella cada día intento ser mejor persona y conseguir que se sienta orgullosa de mí, porque se lo merece.

Verdad número 7
Complicada o no... me conozco. De pies a cabeza sé quien soy y qué quiero. Tengo las cosas bastante claras y aunque me lío, por este caos, no voy a tirar la toalla jamás. Siempre adelante, siempre fiel a mí misma y con paso firme. Me hacen daño, me dejan, me siento mal... pero no voy a cambiar por eso, voy a seguir confiando ciegamente y apostando por los que realmente quiero las veces que haga falta, ya me rompa y caiga mil veces.

Verdad número 8
Aguanté mil cosas y sigo aquí. Mi padre, el colegio, los problemas, los amigos que ya no están... y no pudieron conmigo. En verdad, sé que soy fuerte. Tengo un temperamento que me obliga a seguir, no se puede parar el tiempo para que yo recomponga mi vida... los segundos pasan mientras te compadeces, así que ¡venga, arriba! Vendrán mejores tiempos y mejores cosas... total, podría ser mucho peor.

Verdad número 9
Tengo una familia y unos amigos que desearían muchos. Me quieren, a su manera, y aunque a veces me sirva de poco y me sienta completamente sola, sé que están ahí y que puedo contar con ellos. A cada día me sujetan y puedo contar con ellos, pase lo que pase. Son grandes, enormes, y están ahí para mí, por mí, y los valoro muchísimo. Quizá... querría que me valorasen más, o mejor... que me demostrasen de otra manera que lo hacen, porque en el fondo sé que lo hacen.

Verdad número 10
Estoy deseando tener alguien a quien querer, alguien por quien poder apostarlo todo y tirarme a la piscina. Me muero de ganas de sentir esas mariposas, reír por cualquier cosa y no cansarme de mirarle, sin tapujos. Tengo ganas de besarle, de comerle a besos y sonreír cada vez que dice algo ingenioso o bonito. Darlo todo por alguien y pasar esos momentos inolvidables en los que querrías que el tiempo se detuviera. Equivocarme y caer y volver a levantarme, aprender y aprovechar estos años que tengo. Decir sinceramente por primera vez: Te quiero.

3 comentarios:

Ramon Mejía dijo...

Que bien que te expreses asçi de ti misma... ahora solo falta que erradiques tus temores...

""Y si algo te da miedo,
quizás mirando dentro ya nunca te asuste más..."" (Alex Ubago)

Cuidate, besos!!

Neus dijo...

ohhhh.. Alex Ubago!
Adoro alex ubago!
¿Cómo supiste?
GRACIAS!

Elghor dijo...

Vaya..cuando encuentro a alguien que suele escribir y pensar de forma conciencuda suele ser porque hay un pasado o un presente que lo atormenta. Y aquí están plasmados tus motivos. Siempre es así. Hay un factor externo que nos motiva o motivó en su día...

Sigue luchando por lo que deseas aunque cada vez cueste más...

Saludos, Gor.

SOBRE EL CONTENIDO

No se permite la reproducción total o parcial y en ningún soporte y para fines comerciales, de ninguno de los textos de esta página, sin que medie la autorización del autor. Los textos de esta página son para uso personal de su autor, y en caso de que terceros los utilizaran total o parcialmente en cualquier publicación venal (bien virtual o por cualquier otro medio presente o futuro) se citará siempre la autoría y la fuente original, creando si fuere posible, un vínculo a la misma.Todo el contenido literario de este blog, salvo indicación expresa que se haga, es propiedad de Neus Cámara Gutiérrez.2009.