miércoles, 20 de octubre de 2010

Escribir.

Y en ocasiones me planteo, ¿por qué escribir? ¿Por qué escribo? ¿Qué tiene esto de especial como para que me llene tanto, para que a veces incluso me obsesione? Palabras, silencios, comas... tantas cosas, son pensamientos hechos frases, sentimientos plasmados en palabras. Pero, ¿por qué? ¿qué tiene esto de especial o de interesante? En realidad, no lo sé. Quizá es eso lo que tiene tanta importancia, ¿no? Que es algo nato, que necesito, al igual que respiro o como, el escribir forma parte de mi misma, de mi vida diaria, mi esencia. Sé que si no escribo, me falta algo, que me muero por dentro si pierdo esas palabras tan importantes... que quizá no significan nada, pero no importa, las tengo, las necesito, tengo que decirlas, que plasmarlas. Quizá eso es tener alma de escritora, quizá eso me diferencia de algunos otros. Quizá no, quizá sólo soy una niña obsesionada que se cree alguien y que sueña con un futuro que nunca tendrá, porque sólo es una más en un camino lleno de gente, una más de tantos otros que creen tener algo que decir que aún no se ha dicho. Pero me daría tanta pena... me sentiría tan absurda, tan vacía. Lo único que me llena, lo único para lo que realmente creo que sirvo, y no es lo mío. Sería lo peor, sería el final, perder ahí todo lo que soy, porque al final... soy palabra, mi esencia es ésta, el escribir, relatar, contar, plasmar en frases qué siento, qué sueño, qué quisiera ser, qué quisiera tener, o qué viví, cómo lo viví y cómo me afectó. Seguramente sin palabras, sin este don, sin esta esencia, todo lo que he vivido no sería tan fácil de asumir, seguramente me atormentaría mucho más mi historia si no la hubiera contado ya en muchos momentos en este blog, o en mi diario, o con amigos... porque contarlo sana, contarlo cura, te llena, ayuda a cerrar esa herida y pasar página, lo aseguro, lo sé, lo he vivido. Pero aún me queda tanto por decir, seguramente muchas alegrías y muchas penas que contar, muchas historias en mi cabeza que aún no acaban de encajar del todo, pero que están ahí, vivas, pugnando por salir. Quedan muchas lágrimas, muchas sonrisas, y mucho sexo que contar, porque me gusta contarlo, me gusta describir esos momentos, contar esas sensaciones, esos placeres, no me avergüenza para nada, porque la vida es eso, y creo que vivirla al máximo tiene que ver con ser yo misma y contar aquello que siento y pienso. Y pienso que es bueno, interesante, divertido, relajante, placentero... y todo lo que sueño, pienso o siento lo plasmo, porque vale la pena, porque no se habla, ni se cuenta, pero está ahí, presente en tantas cosas... y hace falta ser realista y contar las cosas tal cual son, sincerarse, y abrir mentes, sólo así se alcanza aquello que se asemeja realmente a la felicidad. Hay que ser sinceros, ser tal cual somos y vivir tal cual sentimos, sino... ¿qué nos queda?

Quiero vivir tantas cosas, para luego escribirlas en un papel... aunque sé que me faltará tiempo, y cómo no... tinta.

SOBRE EL CONTENIDO

No se permite la reproducción total o parcial y en ningún soporte y para fines comerciales, de ninguno de los textos de esta página, sin que medie la autorización del autor. Los textos de esta página son para uso personal de su autor, y en caso de que terceros los utilizaran total o parcialmente en cualquier publicación venal (bien virtual o por cualquier otro medio presente o futuro) se citará siempre la autoría y la fuente original, creando si fuere posible, un vínculo a la misma.Todo el contenido literario de este blog, salvo indicación expresa que se haga, es propiedad de Neus Cámara Gutiérrez.2009.