miércoles, 20 de octubre de 2010

Hablando claro.

Guarra, has dicho ¿no? Guarra es tu manera de llamarme, como podría ser, por ejemplo, degenerada, suelta o cualquier otro tipo de palabra despectiva en relación a esto: el sexo. Te crees mejor que yo ¿verdad? Tú eres una chica fina, guapa, como se debe ser, liberal pero no abierta de piernas. Eso es lo que dices ¿no? Pues lo siento, pero lo único que eres es una auténtica embustera que no es capaz de entenderse a sí misma ni aceptar a los demás.
¿Guarra yo? ¿Por qué? Porque no tengo reparos en decir lo que pienso sobre sexo, ni tengo miedo a disfrutarlo, preguntar o probar todo aquello que quiera. Porque me masturbo. Porque hablo de todo lo que quiero con mis amigos, y con chicos que no conozco. Guarra porque escribo relatos eróticos. Guarra porque veo porno y porque me descargo películas. Guarra porque me gustan los juguetes sexuales y tengo un vibrador. Guarra porque les sigo el juego cuando intentan bromear sobre sexo, porque no tengo reparos en vivir mi vida a mi manera y porque quiero disfrutarla. Guarra porque sé de sexo, de anticonceptivos y de posturas. Guarra porque leo sobre ello y además intento que mis amigos también sepan todo lo que sé. Guarra porque no me avergüenzo de cómo soy o lo que quiero, y porque hablo de sexo cuando quiero y dónde quiero, sin problemas. Guarra porque me parece que hacerle una paja o una mamada a un chico es una de las mejores cosas que hay en el mundo. Guarra porque me pone hacerlo de pie en la ducha o sobre la mesa del comedor. Guarra porque fantaseo con hacer mil y una cosas. Guarra, guarra, guarra.... quizá si te pararas un momento a pensar y fueras capaz de mirar hacia ti misma, y conocerte, verías que no nos diferenciamos tanto. Y que todos esos insultos y problemas que ves en mí, no son otra cosa que el fruto de la negación de tu propia sexualidad y los miedos que tienes, así como tapujos y normas absurdas de disfrutar del sexo, asumir tu responsabilidad y aceptar que la mujer es tan sexual o más que el hombre. Y que mientras nosotras nos cerremos en banda de esa manera, no habrá manera de conseguir un mayor disfrute y un tratamiento mucho más sano de la sexualidad en toda nuestra vida, desde que nacemos, que no sea algo tabú, ni malsano, ni abominable. Entender que es algo natural, que debe irse conociendo con los años y que poco a poco descubrir nuestra sexualidad en nuestra adolescencia y disfrutarla primero en soledad y posteriormente en compañía aprendiendo, preguntando y probando es lo mejor que puede pasarnos.

Quizá para muchos seré una guarra, pero deberían mirarse ellos dos veces antes de señalarme.

3 comentarios:

Candela dijo...

Hablando claro, ni más ni menos.
Me encanta esta entrada, te expresas genial, Neus.

Un beso!

Anónimo dijo...

Bueno, en realitat no sóc anònima. Sóc l'Anna de la teva classe, la lleidatana. Em sembla molt interessant totes les entrades al teu bloc però sobretot aquesta especialment perquè tens tota, tota la raó. Tanta importancia que té el sexe en la nostra societat i encara continua sent un tema tabú.

Espero que en un futur puguis firmar-me algun dels teus llibres :)

Elghor dijo...

Nunca me había acordado de decirte que conozco cierto blog que está bastante bien hablando de estos temas:

http://encuentro1-blanca.blogspot.com/

que lo disfrutes, alguna distracción siempre es necesaria...

Espero que vayas saliendo adelante, cuídate.

SOBRE EL CONTENIDO

No se permite la reproducción total o parcial y en ningún soporte y para fines comerciales, de ninguno de los textos de esta página, sin que medie la autorización del autor. Los textos de esta página son para uso personal de su autor, y en caso de que terceros los utilizaran total o parcialmente en cualquier publicación venal (bien virtual o por cualquier otro medio presente o futuro) se citará siempre la autoría y la fuente original, creando si fuere posible, un vínculo a la misma.Todo el contenido literario de este blog, salvo indicación expresa que se haga, es propiedad de Neus Cámara Gutiérrez.2009.